Documental «ABC de la agricultura orgánica»

En la actualidad, cuando ya han pasado más de 50 años desde la revolución verde, la agricultura, así como la agronomía está sufriendo una gran crisis. El origen de esta crisis es que se ha generado una desvinculación de la agronomía con la agricultura. Hoy en día, los profesionales no son capaces de poder ofrecer soluciones viables y certeras a más del 93% de las personas que llevan adelante la actividad de la agricultura. Todos los esfuerzos en investigación, subvenciones y educación están orientados a una tecnología basada en los monocultivos, en la aplicación de productos que causan daño al medio ambiente, a las personas y a los trabajadores agrícolas.

También puedes escuchar la lectura de este arículo:

El cambio climático y la degradación de las tierras, ha generado una reducción en la productividad cercana a un 50%. Las tecnologías que antes daban soluciones a distintos problemas ya no logran entregar soluciones factibles para la mayoría de las personas que realizan agricultura. Sólo un 7%, cuenta con una gran infraestructura y con presupuestos considerables, que les permiten invertir en maquinaria, profesiones y nuevas prácticas con las cuales logran ser eficientes y por consiguiente, impiden la degradación de sus tierras.

En esta crisis, que ha impactado fuertemente a la agricultura, los campesinos han sido desplazados de sus propios campos, porque sus tierras son improductivas y con ello, se han visto obligados a trabajar en el campo de ese 7% para así poder pagar sus deudas. Sin embargo, tienen que pagar un alto costo asociado con su bienestar físico, sin mencionar el mental y emocional, ya que, se tienen que exponer a productos agrícolas, altamente nocivos para su salud, generando una serie de enfermedades, las cuales pueden llegar a ser crónicas.

Hoy en día, la mayoría de los profesionales que salen de las universidades o institutos profesionales, a lo largo del mundo, carecen de una visión integral acerca de los diferentes tipos de agricultura y los fundamentos que rigen en cada una de ellas. La ciencia y la educación en las universidades enfocan la mayor parte de su tiempo y esfuerzo en enseñar a un “profesional” a que dé una recomendación que en la mayoría de los casos no es apropiada y accesible para ese 93% de los agricultores. En muchos casos, esto se da porque el mismo profesional o académico que enseña, desconoce otras realidades que se pueden dar en un campo. Sumado a lo anterior, las políticas públicas, que son desarrolladas y alimentadas por los profesionales que carecen de esta visión integral, enfocan sus esfuerzos en subvencionar una agricultura que desde un punto de vista económico es inviable, mientras que los políticos son comprados por ciertas multinacionales, ya que, de no existir subvención, dejan de facturar un gran margen de dinero.

La propuesta de agricultura orgánica que se propone en este documental que dejaremos abajo, consisten en la completa erradicación de insumos que causan esas externalidades negativas o problemas en la agricultura. Esta erradicación se basa, antes que en un cambio tecnológico, en un cambio social, ya que son los agricultores que en conjunto deben trabajar para poder apoyarse mutuamente, así como sucede con las cooperativas. La pérdida de productividad en los suelos por la degradación y la pérdida de biodiversidad, no son nada en comparación con la pérdida del componente social, ya que ese es el componente más importante para armar sistemas con nuevas tecnologías.

Al hablar de cambios tecnológicos, por un lado, se hace referencia al acercarse al funcionamiento de un bosque. La función principal de un bosque es la reproducción, mientras que la función principal de la agricultura es la producción, por lo que ambos enfoques son bastante diferentes. Para poder transformar un sistema que es reproductivo a productivo, debemos incorporar tecnología como el uso de bocashi, bioles, caldos minerales, harina de rocas, fosfitos y otras prácticas, como mantener el suelo cubierto, agregar biodiversidad, adaptar el cultivo al suelo y no el suelo al cultivo, etc.

En el documental del “ABC de la Agricultura Orgánica”, se detallan muchas de estas prácticas o propuestas que deben ser adaptadas, accesibles y apropiables al agricultor que, si se ejecutan bien, terminan siendo igual o más rentables que los sistemas que usan insumos perjudiciales. Es importante mencionar que una mayor rentabilidad, implica una alta productividad, no obstante, eso no significa alcanzar un mayor o un menor rendimiento. En otras palabras, puedo ganar lo mismo que una persona que produce 200 toneladas de tomate por hectárea, con 120 toneladas por hectárea, ya que los principios y la lógica es diferente. Un ejemplo clásico de ganar dinero con estas propuestas, es la ganancia de dinero ahorrando costos de producción. Sin ahondar más en estos detalles, a continuación, les dejo el documental “ABC de la Agricultura Orgánica”.

Cristián Silva.
Angela González

Artículos Complementarios:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This