Floricultura sustentable en Hijuelas por Daniel Vilches

La producción sustentable de flores de corte en Chile, es uno de los objetivos que muchos agricultores se están planteando en la actualidad para lograr rentabilizar sus cultivos, ya que en muchos casos, las ineficiencias, sumado a la pobre o baja calidad del asesoramiento brindado, hacen que el agricultor incurra en prácticas poco sustentables, afectando la calidad de los suelos, y con ello, la correcta nutrición de las plantas o flores en este caso, generando así mayores costos de producción para compensar lo anterior. La agricultura de precisión es una gran herramienta para ser más eficientes. La eficiencia es uno de los pilares de mayor importancia en la producción sustentable, que incluso puede corresponder hasta en un 80% en la sustentabilidad, sobre todo cuando se emplean tecnologías convencionales como fertilizantes, minerales de alta solubilidad, acaricidas, insecticidas, promotores de crecimiento, entre otros.

También puedes escuchar la lectura de este arículo:

Todas las tecnologías tienen sus ventajas y desventajas particulares. En el caso de la agricultura de precisión, una gran desventaja es su poca accesibilidad, apropiabilidad y compatibilidad en el contexto del pequeño agricultor de flores, chileno, ya que el 95% de ellos, no posee el nivel de ingresos suficiente para hacer uso de este tipo de tecnología, ni para lograr comprender y entender su funcionamiento. Por lo anterior, la sustentabilidad para un pequeño productor de flores como Daniel Vilches, tiene que ser visto desde otro enfoque, es decir, una agricultura sustentable en la cual se lleve adelante la agricultura de precisión, pero a través de macro, meso y microorganismos, que en conjunto trabajen en el agroecosistema, para aumentar la productividad o la eficiencia de los insumos. Para lograr esta alta eficiencia y productividad, Daniel está innovando en la producción de claveles, empleando diversas tecnologías enfocadas en disminuir el número de individuos de artrópodos como trips, arañitas rojas y patógenos como el oídio. Ha experimentado con tecnologías, como el uso de trampas cromáticas, enemigos naturales como crysopas, aplicaciones de cobre, con la consecuente disminución de aplicaciones de insecticidas, acaricidas y fungicidas en sus cultivos de flores.

Por otro lado, para potenciar los efectos anteriormente señalados, se encuentran en desarrollo proyectos, que consisten en el uso de corredores biológicos para así proveer de refugio a los enemigos naturales, potenciando la aparición de otros artrópodos que controlen de manera natural los niveles de estas dos principales plagas. Este agricultor, ha elaborado compost, con la finalidad de aportar materia orgánica a su suelo y así entregar una nutrición más equilibrada a los claveles, produciendo plantas más resistentes y tolerantes a los ataques de plagas.

Si no se opta por este tipo de tecnologías, lo que ocurre es que se reduce la productividad, haciéndose necesaria la dependencia de tecnologías de tipo convencional para solucionar los problemas a corto plazo, con la desventaja de aumentar las probabilidades de afectar la salud de las personas a largo plazo. Es importante recalcar esto, ya que, en Chile, normalmente para la producción de flores de corte en invernadero se emplean insecticidas y acaricidas de etiqueta roja y amarilla, ya que son más económicos que los de etiqueta azul y verde. El gran problema de esto, es que en el invernadero muchas de estas moléculas pueden químico o físico-transformarse en principios activos que son hasta 100 veces más tóxicos para la salud de los seres humanos, llegando al mínimo requerido para ser considerado un compuesto que puede afectar realmente a la salud del aplicador, e incluso que su período de carencia generalmente sea mayor al estipulado en las etiquetas, ya que en un invernadero, la luz ultravioleta que físico-degrada estos principios activos tóxicos es de muy baja magnitud. A esto hay que sumar el hecho de que muchos de estos productos no tienen registro para el empleo de flores, ya que no le es rentable muchas veces a las empresas y, por ende, pocos estudios existen bajo las condiciones chilenas.

Afortunadamente, existen tecnologías que son más sustentables y compatibles para la economía del pequeño agricultor, que permiten disminuir la dependencia de tecnologías convencionales, que muchas veces son nocivas para la salud del agricultor. Gracias al apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) de Chile, bajo el proyecto PYT-2016-0482, pudimos visitar al joven Agricultor de Flores de Corte, Daniel Vilches, quién nos comentará más en detalle en una serie de videos, cuál ha sido su experiencia con el uso de estas tecnologías más sustentables en las producciones de diversas flores de cortes como Claveles, Lilum, Strelitzia, Gerbera. Por lo cual, dejamos a continuación el video introductorio de Daniel Vilches.

Cristián Silva.
Angela González.

Para ver más publicaciones sobre Daniel Vilches, visitar el siguiente link:

Daniel Vilches

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This