Salinidad parte II por SIAGRO

Una de las causas más comunes de acumulación de sales es el riego, por lo cual debemos tener mucha precaución con cuánto regamos. Normalmente, el cuánto regar va a estar en función de muchas consideraciones de las cuales se hablará a continuación.

También puedes escuchar la lectura de este artículo:

Si la calidad de agua en cuanto a contenido de sales es la óptima para el suelo, para el cultivo y las condiciones climáticas, entonces se está cayendo en el error de regar de forma muy precisa o justa. Esto se da mucho en riego por goteo, por lo tanto, es necesario considerar una fracción para el lavado de las sales, ya que una parte del agua que normalmente será entre un 80 a 90% es para el cultivo y otra es para lavar las sales. Esto permite que en el volumen donde se ubica el sistema radical, exista una menor concentración de sales. Estas consideraciones, se deben contrastar haciendo ensayos en campo y hay que tener presente que la fracción de lavado dependerá de la capacidad del suelo.

Cuando el contenido de sales en el agua de riego no es óptima para el suelo, el cultivo y las condiciones climáticas, entonces se debería seguir la recomendación anterior también, ya que la máxima concentración de sales a la que podría llegar el suelo se equipara a la del agua de riego. En el caso de que las aguas de riego lleven mucho sodio, es más difícil hacer un lavado del mismo sodio, por lo que se debería acompañar con el uso de enmiendas de suelo. Por otro lado, si el agua de riego es salina, o que lleva una concentración de sodio baja, pero alta en otras sales, la probabilidad de hacer una fracción de lavado es más compatible y eficiente.

El uso de fertilizantes en el sistema de riego por goteo es de suma importancia, ya que hay algunos que no serán recomendados para su uso. Esta recomendación de fertilizantes permitidos se basa en el índice de salinidad de los fertilizantes, donde el punto de referencia es el nitrato de sodio con un índice de un 100%. A partir del nitrato de sodio se clasifican los otros fertilizantes. Entre los fertilizantes con bajos índices de salinidad podemos encontrar a los nitratos de calcio, sulfatos de potasio, sulfato de magnesio, fosfato mono amónico. Otros fertilizantes y enmiendas comúnmente usadas en suelos afectadas por sales, podemos mencionar a los sulfatos de calcio, sulfatos de amonio y en algunos casos urea, que se utiliza para bajar el pH elevado de los suelos.

Existen otras consideraciones que se tratan en el video que les dejamos a continuación, para que puedan tener más datos relevantes para poder tomas las decisiones de manejo y compras de insumos apropiadas.

Cristián Silva.
Angela González.

Artículos Complementarios:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This