Taller de lombricultura del Canelo de Nos

La lombricultura corresponde a la cría de lombrices detritívoras o formadoras de materiales altamente descompuestos. La lombriz utilizada para estas labores es la Eisenia foteida o más comúnmente conocida como lombriz roja californiana. Esta lombriz se originó por diversas selecciones que hicieron académicos al preguntarse por qué los suelos del Nilo eran tan fértiles. En sí, existen diferentes tipos de lombrices, todas sirven para producir lombricompuesto o material altamente humificado, no obstante, la lombriz roja californiana tiene un mejor comportamiento en la formación de este abono para las plantas.

También puedes escuchar la lectura de este artículo:

Cuando hablamos de lombricultura, hay un error que debemos corregir “Las lombrices no producen humus”, las lombrices producen un material en un alto estado de descomposición, pero no en el último estado de descomposición. La formación de humus se da por efecto de los microorganismos de tipo humificadores, y para que eso ocurra, el vermicompuesto, debe permanecer al menos unos 2 a 3 meses más, para que los microorganismos transformen ese vermicompuesto en un material humificado.

Como todo ser vivo, las lombrices necesitan ciertos requerimientos básicos para formar el vermicompuesto, como por ejemplo, completa oscuridad, humedad del 70% (prueba del puño, que salga una cantidad ligera de agua entremedio de los dedos y escurra), pH cercano a 7, temperaturas de entre 20 a 30 grados, alimentos que no sean ácidos o que tengan tintas. Las lombrices se alimentan principalmente de restos orgánicos que estén en un estado de semidescomposición o putrefacción, ya que ellas liberan enzimas al exterior, que digieren el material, para luego consumirlo. Esta lombriz es muy voraz ya que gran parte de su cuerpo lo compone su sistema digestivo, del cual del 100% que consumen, aproximadamente el 40% queda para ella y el 60% es excretado para la formación de vermicompuesto.

Las lombrices pueden tener una vida de al menos unos 15 años, de la cual a los 3 meses ya se considera adulta, y aunque es hermafrodita, igualmente necesita aparearse con otra lombriz, ya que, a partir de ahí, ovipone cada 10 días 1 huevo que da origen de 1 a 5 nuevas lombrices. Es importante mencionar que cada 2 años aproximadamente, se necesita colocar un núcleo nuevo de lombrices para evitar la endogamia que se caracteriza por la aparición de enfermedades genéticas que se obtienen a partir de la reproducción consecutiva de las mismas generaciones de lombrices.

A partir del proceso de lombricompostaje, que se puede demorar de 3 a 4 meses, se realiza el proceso de cosecha, que consiste en dejar un sector con comida en estado de semidescomposición o putrefacta, para que la mayoría de las lombrices vayan a ese sector y se pueda recolectar el vermicompuesto con pocas lombrices. Posteriormente a la cosecha, se harnea y se seca, hasta llegar a una temperatura de al menos un 40%, es decir que, al momento de hacer la prueba del puño, no sale agua y se forma una croqueta quebradiza.

El vermicompuesto, al ser un material más humificado que el compost, se recomienda usar en bajas cantidades, es decir 1 parte de vermicompuesto por 3 de tierra, o 2 kilogramos por árbol frutal, o 0.5 a 1 kilogramo por metro cuadrado en las hortalizas.

Hace unos años atrás, tuvimos el honor de grabar un taller del canelo de Nos en la Expo Mundo Rural de INDAP. Si desean profundizar en otros aspectos de los ya mencionados, le dejamos el video a continuación.

Cristián Silva.
Angela González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This