Cómo hacer jabón de ceniza de manera casera

El jabón ceniza es una de las formas más caseras de preparación e jabón que antiguamente se realizaba en el campo, pero que en el futuro se volverá a practicar, ya que el jabón de ceniza que en palabras más simples es jabón potásico, es un excelente coadyuvante o adherente de biofertilizantes en ciertas dosis, y en otras dosis más elevadas, actúa como insecticida curativo o preventivo, e incluso se le puede aumentar la eficiencia mezclándolo con otro insecticida como lo hemos probado con éxito con el macerado de frutos de Meliá azedarach.

También puedes escuchar la lectura de este artículo:

Sin embargo, queremos enfatizar algo que es muy importante antes de seguir con este artículo. Nosotros como Planeta Agronómico recomendamos el uso de jabón ceniza como coadyuvante o adherente en la planta para uso de biofertilizante, ya que ejerce 2 funciones principales:

  1. Remueve la cutícula de la hoja, permitiendo mayor penetración con el biofertilizante
  2. Aumenta la superficie o área de mojamiento con el biofertilizante al disminuir la tensión superficial del agua

Lo anterior son las funciones más importantes, existen otras como que ayuda a la prevención contra plagas y patógenos y algunos insectos en sus estados juveniles, pero así como ataca plagas, también ataca organismos benéficos, por lo que su uso debe ser controlado y por ende, usar otras alternativas de adherentes como la melaza, ceniza, sábila, azúcar, entre otros, para no destruir la biodiversidad benéfica, ya que lo que hace el jabón es lo mismo que a las plantas, es decir que lava la capa cerosa de los insectos, aumentando la deshidratación cuando las condiciones de temperatura son elevadas.

En la mayoría de los casos, cuando hablamos de control de plagas, la ceniza no cura el problema de la plaga, si no que atenúa los síntomas y signos de esta, ya que lo que de verdad puede llegar a curar el problema no es jabón en sí, si no que la nutrición en cantidad y diversidad que le aportamos por medio de los biofertilizantes. Los biofertilizantes curan realmente a la planta actuando desde el principio de la prevención, ya que nosotros podemos aplicar como preventivo el jabón cada semana, pero si la planta tiene un desbalance nutricional, basta con que 1 vez se nos olvide aplicar, para que los insectos aumenten exponencialmente en la planta, mientras que si me preocupo exclusivamente de la nutrición, si la planta tendrá las defensas y condiciones suficientes para que la plaga no se exprese.

Para la elaboración de un jabón ceniza, debemos seguir los siguientes pasos, que se detallan en el vídeo que dejaremos a continuación:

  1. En un contenedor plástico de 10 litros, considerando 8 litros como volumen de tope, colocar ¾ partes de volumen con ceniza blanca y rellenar hasta los 8 litros con agua de lluvia o agua sin cloro, revolver bien y dejar reposar 1 día. Ojo que la ceniza tiene un espacio poroso, por lo que habrá que agregar más agua para llegar a ese ¼.
  2. Al día siguiente todo lo que flote tiene que ser colado. Posteriormente se hace la prueba de flotación de papa o huevo fresco, si el huevo o papa fresco flota, hay que volver a repetir el proceso colocando más ceniza.
  3. Una vez que la papa o huevo fresco se hundan, quiere decir que esa agua tiene una cantidad de hidróxido de potasio adecuada para ser utilizada para la elaboración del jabón, por lo que hay que hacer es eliminar toda la parte solida y dejar la liquida.
  4. La parte liquida se debe evaporar hasta la mitad de su volumen.
  5. Una vez que la ceniza liquida se haya evaporado a la mitad de su volumen inicial, se hierve a fuego muy suave y se le debe agregar una cantidad de aceite equivalente a 300 ml y se revuelve suavemente por 2 minutos
  6. La parte liquida se debe evaporar hasta la mitad de su volumen.
  7. Una vez que la ceniza liquida se haya evaporado a la mitad de su volumen inicial, se hierve a fuego muy suave y se le debe agregar una cantidad de aceite equivalente a 300 ml y se revuelve suavemente por 2 minutos
  8. En una batidora de pedestal, revolver la mezcla hervida por 30 minutos.
  9. Pasados esos 30 minutos, se deja a temperatura ambiente por 1 día. Posterior a ese día, hacer la prueba de la espuma y ardor en las manos. Si sale espuma, quiere decir que se llevó a una buena relación e hidróxido de potasio y jabón. Por otro lado, si arde mucho en las manos, quiere decir que hay que agregarle más aceite. A su vez, existe la prueba del picor, si pica mucho el jabón, también quiere decir que hay que agregar más aceite, que equivale a 10 a 20 mL más normalmente. Normalmente el jabón cuando está en su punto, es cuando deja de picar.

Cuando se parte haciendo este aceite, lo ideal es hacerlo con material que conozcan su procedencia o que se encuentre estandarizado, para que al final se pueda llegar a una receta con las proporciones especificas que requieren uno con estos materiales, ya que es normal que uno al no conocer las concentraciones de aceite e hidróxido de potasio, se le dificulte hacer el jabón la primera vez.

Cristián Silva.

Artículos Complementarios:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This